sábado, 31 de julio de 2010

CONCERTO

Impaciente, acelerado,
febril, famélico,
Enloquecido:
Los cántaros laten
Con el Minueto.
Contradictorio.
Endemoniado.
El sol, cabisbajo,
Le sonrie como sólo
Lo hace un Húngaro.
Bailemos sobre las lozas
De oro que tapizan
nuestro llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario